Este es el sitio de archivo,
para información actualizada por favor visite www.portalparalapaz.gov.co
Alta Consejería para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad
Skip Navigation LinksPOSCONFLICTO > Sala de prensa > Noticias > 2018 > Cerca de 300 jóvenes realizarán su práctica profesional en las regiones más afectadas por el conflicto armado

Sala de prensa

26/02/2018 19:00

Cerca de 300 jóvenes realizarán su práctica profesional en las regiones más afectadas por el conflicto armado

​​

• La quinta generación está conformada por 282 practicantes, de los cuales 162 son mujeres y 120 hombres. El Programa cuenta con practicantes de 55 programas académicos, los cuales van en representación de 48 universidades del país.

• Para el primer semestre del 2018, las y los jóvenes estarán presentes en 72 municipios de 15 departamentos y beneficiarán a las comunidades de estos municipios y a las entidades estatales territoriales.

• Municipios como María la Baja, Montañita, El Tambo, Istmina, Chaparral, entre los 72 de los 170 municipios priorizados, contarán con esta quinta generación de jóvenes de Manos a la Paz, que aportarán con su creatividad, compromiso y responsabilidad a estos territorios.

Bogotá, febrero 26 de 2018. La ciudad de Bogotá recibirá a cerca de 300 jóvenes que hacen parte de la quinta generación del Programa Manos a la Paz, quienes harán su práctica profesional al servicio de los territorios más afectados por el conflicto armado en Colombia.

En un evento que se realizará el martes 27 de febrero en el Hotel Dann Carlton, se contará con la participación de delegados de las principales entidades a cargo de esta alianza como lo son el Ministerio de Trabajo, la Alta Consejería para el Posconflicto, el Departamento Administrativo de la Función Pública, la Caja de Compensación Colsubsidio, la Unión Europea, la Agencia de Renovación del Territorio, el British Council y el PNUD.

Los estudiantes contarán con el apoyo de estas entidades y se abordarán temáticas como el rol de la juventud en la construcción de paz, los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, metodologías de participación y trabajo comunitario, la estructura del Estado y aspectos de seguridad en territorio, entre otros.

De acuerdo con Rafael Pardo, Alto Consejero para el Posconflicto, “la alianza Estado Joven y Manos a la Paz pretende facilitar y ampliar los procesos de prácticas profesionales de jóvenes en las regiones que el Gobierno colombiano definió para la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, que abarcan 170 municipios que fueron afectados directamente por el conflicto armado colombiano”. Igualmente, el Alto Consejero señaló que “Manos a la Paz nos permite saber que cerca de 300 jóvenes van a llegar a escuchar a 72 de los 170 municipios priorizados y sobre esa base, proponer, crear y sentir ese lugar cercano a sus convicciones de servicio y de compromiso con el país”.

Por su parte, Liliana Caballero, directora de Función Pública, expresó su satisfacción por "contar con jóvenes que han trabajado para la paz y que pueden enamorarse de lo público con su vinculación al programa Estado Joven, que ha logrado disponer 6 mil plazas de práctica a nivel nacional para los estudiantes universitarios".

Esta estrategia, agrega la directora de Función Pública, es acorde con la labor desplegada por su entidad "que se la ha jugado por la paz, con los ejercicios de pedagogía ante los servidores públicos y las actividades en territorios afectados por el conflicto armado".

Municipios como María la Baja, Montañita, El Tambo, Istmina, Chaparral, que hacen parte de 72 de los 170 municipios priorizados, contarán con esta quinta generación de jóvenes de Manos a la Paz, que aportarán con su creatividad, compromiso y responsabilidad a estos territorios que se caracterizan por tener altos niveles de pobreza, en particular pobreza extrema y de necesidades insatisfechas; alto grado de afectación derivado del conflicto; notable debilidad de la institucionalidad administrativa y de la capacidad de gestión; y presencia de cultivos ilícitos y otras economías ilegítimas.

La quinta generación está conformada por 282 practicantes, de los cuales 162 son mujeres y 120 hombres. El Programa cuenta con practicantes de 55 programas académicos, los cuales van en representación de 48 universidades del país.

El director de País del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, Pablo Ruiz, manifestó en este sentido que “durante dos años, con Manos a la Paz más de 1500 jóvenes han aportado su talento a la construcción de paz y desarrollo sostenible en más de 260 municipios. En PNUD hemos apostado al aporte de las nuevas generaciones para la construcción de territorios prósperos. Y el interés de la juventud es significativo: hemos contado con más de 28 mil jóvenes quienes, en las cinco generaciones, se han postulado con interés de ofrecer sus manos a favor de la paz en los territorios que fueron más afectados por el conflicto”.

Durante esta semana, la nueva generación de Manos a la Paz recibirá la preparación necesaria para iniciar los siguientes cinco meses de prácticas profesionales. Entre otros temas, las y los estudiantes se capacitarán en temáticas como el rol de los jóvenes en la construcción de paz, los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, metodologías de participación y trabajo comunitario, la estructura del Estado y aspectos de seguridad, en territorio entre otros.

Para el primer semestre del 2018, los jóvenes estarán presentes en 15 departamentos y beneficiarán a las comunidades en dichas regiones y a las entidades estatales territoriales.

Sobre Manos a la Paz y Estado Joven

Manos a la Paz es una iniciativa de la Alta Consejería Presidencial para el Posconflicto, implementada por el PNUD, que ofrece a estudiantes universitarios, que estén finalizando su pregrado, la posibilidad de realizar un semestre de práctica o pasantía al servicio de comunidades en las regiones del país que fueron más afectadas por el conflicto armado, enfocando sus esfuerzos en consolidar la paz territorial y el desarrollo sostenible.

El programa ha recibido financiamiento del PNUD, del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Posconflicto en Colombia y durante 2017 fue financiado principalmente por la Unión Europea. También se ha apoyado en alianzas territoriales con USAID y el Consejo Británico en Colombia.

La articulación entre Estado Joven y Manos a la Paz permite que esta quinta generación de practicantes inicie su vida profesional en el ejercicio de lo público, ofreciendo sus primeros servicios en beneficio de los territorios que fueron más afectados por el conflicto armado.

Esta iniciativa es además una estrategia para fortalecer el desempeño institucional y la construcción de capacidades para la paz en más municipios priorizados por el posconflicto, a través de jóvenes talentos con altos estándares de formación académica y vocación hacia el servicio público.