Este es el sitio de archivo,
para información actualizada por favor visite www.portalparalapaz.gov.co
Alta Consejería para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad
Skip Navigation LinksPOSCONFLICTO > Sala de prensa > Noticias > 2018 > Antiguos “raspachines” trabajarán en recuperación ambiental en Tumaco

Sala de prensa

10/05/2018 16:00

Antiguos “raspachines” trabajarán en recuperación ambiental en Tumaco

​​

• En un nuevo avance del PNIS en el territorio, los antiguos “raspachines”, 92 en total, incluyendo 35 mujeres, inician este mes de mayo sus labores de recuperación del río Caunapí y la quebrada Patía, cerca de la vereda de San Bernardo de La Espriella, donde ya numerosos campesinos sustituyeron o están sustituyendo los cultivos de coca, y emprenden las fases de proyectos productivos.

• El director del PNIS, Eduardo Diaz Uribe, señaló que “el tema ambiental es clave en la sustitución de cultivos y destacó que las comunidades tienen plena conciencia sobre la importancia de preservar los recursos ambientales. Como se sabe, el 5% de los cultivos ilícitos está hoy en parques naturales”.

Tumaco, Nariño, 10 de mayo de 2018.
Un grupo de antiguos recolectores de hoja de coca, vinculado al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos, PNIS, iniciará trabajos de recuperación ambiental, limpieza de caudales, canalización y arborización en la zona rural del municipio de Tumaco, Nariño.

En un nuevo avance del PNIS en el territorio, los antiguos “raspachines”, 92 en total, incluyendo 35 mujeres, inician este mes de mayo sus labores de recuperación del río Caunapí y la quebrada Patía, cerca de la vereda de San Bernardo de La Espriella, donde ya numerosos campesinos sustituyeron o están sustituyendo los cultivos de coca, y emprenden las fases de proyectos productivos. Cabe recordar que el pasado 24 de abril, las aguas del Caunapí fueron afectadas por un derrame de petróleo provocado por un acto terrorista.

Lo anterior se enmarca en acciones contempladas en el punto 4 del acuerdo de paz de La Habana, suscrito entre el gobierno y las Farc, para ofrecer rutas hacia las economías legales, no solo en beneficio de los cultivadores y no cultivadores, sino de quienes cumplían esta labor y se les conoce como recolectores.

Los raspachines son hombres y mujeres que han obtenido sus ingresos como recogedores y raspadores de hoja de coca; son mano de obra disponible y permanente que carecen de estabilidad laboral y de seguridad social. Se constituyen en un eslabón débil de la cadena formada por la producción de la hoja de coca.

En el PNIS, cada recolector vinculado al programa en Tumaco tendrá un contrato por un año, con un ingreso mensual de 1 millón de pesos, más la seguridad social.

En Briceño, Antioquia, los antiguos recolectores vinculados al PNIS, estudian 3 días en el SENA y los otros 2 días trabajan en pequeñas obras comunitarias como la rehabilitación de vías y carreteables. En Córdoba, se avanza en un acuerdo para que los recolectores apoyen las tareas agropecuarias en predios trabajados por personas de la tercera edad, que ya tienen alguna dificultad para laborar.

Labor ambiental

Luis Enrique Becerra Bolaños, presidente de la junta de acción comunal de la vereda de San Bernardo de La Espriella, relató que hace años, los campesinos de la región tomaban agua cristalina que no era necesario hervir, y realizaban labores de pesca con facilidad.

En una reunión en la vereda con el Vicepresidente Óscar Naranjo y miembros del gabinete del posconflicto, los campesinos expresaron total respaldo al programa de sustitución y clamaron por soluciones a los problemas ambientales de la región.

El director del PNIS, Eduardo Diaz Uribe, señaló que “el tema ambiental es clave en la sustitución de cultivos y destacó que las comunidades tienen plena conciencia sobre la importancia de preservar los recursos ambientales. Como se sabe, el 5% de los cultivos ilícitos está hoy en parques naturales”.

Surgió así la idea de vincular a los recolectores a programas de trabajo que le van a cambiar el rostro y el entorno a los habitantes del territorio. En este propósito, los antiguos recolectores, en su mayoría cabeza de familia, cuentan con el apoyo de un ingeniero forestal, un trabajador social y otros profesionales para cumplir con su tarea.

“Le damos gracias a Dios por esta oportunidad, y reconocemos que el gobierno está cumpliendo porque nosotros ya cumplimos y queremos trabajar legalmente”, sostuvo Becerra. Agregó que no solo van a hacer trabajos de recuperación de los caudales, sino que emprenderán labores de reforestación y otras acciones para bienestar de la comunidad.

Con el respaldo técnico y financiero de la Agencia de Renovación Territorial (ART), y recursos por 150 millones de pesos, adelantarán labores que van desde la siembra de camarón de agua dulce, el arreglo de parques, la adecuación de la escuela y de escenarios deportivos, hasta la pintura de la casa sede de la junta de acción comunal y la reparación de las escalinatas del cementerio. Adicionalmente, han previsto la promoción de acciones culturales, que incluyen las fiestas de la Virgen del Carmen en el mes de julio. “Es una pequeña revolución en nuestras vidas, que nos beneficia a todos”, concluyó Becerra.

Audio Luis Becerra, líder comunitario